Banoffee

banoffee

¿Qué nombre más raro, verdad? ¿Y si os digo que Banoffee es la fusión de las palabras banana y toffee? Así ya no hay lugar a dudas de lo que lleva el postre de hoy, ¿no?

El Banoffee es un postre muy típico del Reino Unido, y suele presentarse en forma de tarta. Como necesitaba transportarlo y una tarta siempre es más engorrosa a la hora de desmoldar y demás, esta vez hice una versión en vasitos individuales. Además, me pareció un poco complejo eso de andar cortando capas de toffee y galletas, ya que al primer corte todo se iba a enguarrar.

A lo que iba… que este postre es espectacular. Todos los sabores combinan perfectamente y el resultado es una mezcla dulce pero no excesivamente empalagosa, y al ser un postre fresquito, es apto para estos calores estivales.
La única parte compleja es hacer la crema de caramelo, y tampoco tiene mucho misterio, así que os animo a hacerlo y sorprender a vuestros invitados.
Sigue leyendo

Anuncios

Tarta de queso

tarta queso

Mayo ha sido un mes de lo más completo. Cada fin de semana he tenido saraos: tres cumpleaños, un evento del trabajo, reuniones familiares y con los amigos… La sal de frutas y yo nos hemos vuelto inseparables. Si a eso le sumas este calorazo repentino, no es que me apetezca mucho comer cosas pesadas, ni todo hay que decirlo, meterme en la cocina a pasar calor para hacerlas.
Por eso esta tarta de queso es perfecta: es rápida de hacer, ensucia poco, y se puede comer fría. Además, a pesar de que lleve leche condensada es ligera y muy cremosa. Sigue leyendo

Magdalenas

magdalenas

Si, ya sé… llevo dos semanas desaparecida, ¡pero tengo excusa! Bueno, tengo unas cuantas… De todas formas, cuando llegue junio ya volveré a ser persona y podré publicar regularmente. Eso sí, tengo que buscar cosas ligeritas y menos calóricas ahora que llega el calor, ya que en verano mi cocina es asfixiante, sobre todo si enciendes un horno. Además, tanto dulce no le está sentando nada bien a mi cuerpo y las lorzas vuelven a apoderarse de él (si es que alguna vez se fueron).

De todas formas aún tengo cosillas pendientes de publicar, y vuelvo a la carga con una receta que tenía de hace días y que es un clásico: unas magdalenas de toda la vida.
Sigue leyendo

Galletas ligeras

galletas ligeras de canela

Galletas, galletas y galletas… Últimamente no hay fin de semana que no haga al menos dos tipos de galletas diferentes. La verdad es que tiene una explicación. Cuando hacía algún bizcocho, lo dejaba en casa, y en cada visita a la cocina íbamos picando… Si hago galletas, las reparto: a mi madre, a las compis de oficina… así puedo hacer más cosas, ya que sé que no van a acabar todas en mis caderas xD
La parte mala es que mi marido siempre refunfuña cuando ve que me las llevo, y que ahora en el trabajo me odian por engordarlas a ellas… pero todo sea dicho, los lunes con dulces pasan mejor!

La receta original de estas galletas no me acababa de convencer, ya que quedaban unas pastas sin sabor, secas, sosas… Con estas cantidades quedan unas galletas suaves y nada empalagosas, que se deshacen en la boca. Sin embargo, os aconsejo probar un pellizquito de masa en crudo, ya que así sabréis si según vuestro gusto han quedado muy sosas y les hace falta más azúcar.

Si os gusta el vaso que acompaña a las galletitas, os diré que es de Anna Tulleuda, mi moderna favorita, fantástica diseñadora y mejor persona. Podéis conocer su último proyecto, Ultramarins, aquí 🙂

Sigue leyendo

Galletas de canela

galletas de canela1

Esa cosa con cara de sabelotodo soy yo. De esos días en los que los mayores problemas que tenías eran que tu hermana pequeña había decidido ponerse creativa y dibujar encima de todos tus libros, o sacarle la cinta a todos tus cassettes.

Cuando probé estas galletas enseguida me recordaron a las perrunas, unas galletas típicas del pueblo de mi padre y que están de muerte. Por eso me acordé de los fantásticos veranos cuando aún iba al “pueblito bueno”. Luego te haces adolescente y te aburres siempre y dejas de ir.

Pero qué le vamos a hacer… ¡Es inevitable crecer! Eso sí, no dejéis que ser mayor sea sinónimo de ser aburrido, gris, ni estar malhumorado o enfadado todo el día. No hay que perder nunca la sonrisa. Eso es algo que mi madre me ha enseñado (aunque lo suyo le ha costado), y que hoy en día me ayuda mucho. Sobre todo porque, si me dejo ir, soy de esas personas que tienden a ver siempre el lado negativo de las cosas.

Así que, en honor a los días de verano, el pueblito bueno, y las madres estupendas y amantes de la canela, aquí os traigo las mejores galletas del mundo. Sigue leyendo

Pastitas de almendra

galletas de almendra

No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (…). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería… son propósitos nobles y necesarios para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son las cosas que nos mantienen vivos.
El club de los poetas muertos

La vida en general es bastante fea. Una vez leí que eso es porque hemos dejado que sean los ingenieros y no los arquitectos los que construyan las ciudades. Gris, cemento, carreteras, puentes que pasan sin pudor por encima de casas… Tal vez el mundo antes no era tan práctico, pero si más bonito… y son esas las cosas que alimentan nuestra alma.

Por eso me gusta la repostería. Porque además de hacer cosas deliciosas, puedes hacer cosas preciosas. Y la vida merece ser bella… Si la naturaleza pensara que el gris es un color bonito se lo habría dado a alguna flor… ¿Conocéis alguna flor gris? Pues eso…

Así que nada, a hornear galletas, poner washi tape, pintar la casa de colores… ¡Dejad que la belleza entre en vuestra vida!

Sigue leyendo

Muffins de miel y canela

muffinsmiel1

Ya está aquí la primavera. Esa maravillosa época del año en la que tienes que ir siempre a cuestas con una chaqueta por si acaso y un bolso lleno de pañuelos para sonarte. Que fantástico es el polen de las flores y no saber nunca que ponerte… y acabar sudando a lo Camacho o pasando frío.

A mí lo único que me gusta de que llegue el calor es inaugurar los fines de semana en la terraza. Bueno, yo tengo un balcón estrecho, pero me sirve igual.

Seguramente estaréis pensando que voy a hacer una receta de picoteo dominguil, para disfrutar con una cerveza y unas patatauelas, pero no… ¡Os equivocáis! Como ésta es la estación de los contrastes, donde para unos parece que ya sea verano y otros siguen en el invierno, he decido hacer un muffin muy de manta y café con leche y sacarlo a tomar el sol en una cesta de picnic.

Sigue leyendo