Bombas de patata y carne

bombas2

Damos por inaugurada la temporada de terracitas, tapas y cañas 🙂 Por eso, la receta de hoy es perfecta para picotear tomando una cerveza y subirla al instagram, acompañada de una de esas frases que tanto se estilan en estos casos como “Que mala vida” o “Como nos cuidamos”.
Aunque os parezca complicada, es una receta muy sencilla y fácil. Veréis que hay un truco para hacer que las bolitas de patata queden perfectas y no acabéis pringados de puré. ¡Espero que os sea útil!

Sigue leyendo

Muffins de tortilla de patatas con mermelada de pimientos del piquillo

Muffin de tortilla

Mucha gente detesta las fiestas: familia, comilonas, gastos, regalos, ropa nueva, decoración, villancicos… personalmente adoro estas fiestas, y no por el hecho de pasar más tiempo con la familia o de comer hasta decir basta. Realmente, las Navidades, final de año y Reyes, me gustan porque son el momento en el que a todo el mundo le gusta estar pendiente de los detalles, de la decoración, de intentar hacer las cosas un poco más bonitas.

Muchas veces, podemos hacer exactamente lo mismo que estamos haciendo, pero presentarlo de tal forma que parezca algo mucha mejor. Eso con la comida es muy importante, ya que debe entrar por los ojos antes que nada.

La receta que hoy propongo trata exactamente de eso: poner bonito un plato de toda la vida. ¿Quién no ha hecho en su casa una tortilla de patatas para cuando vienen invitados? Pues esta es sólo una vuelta de tuerca a esa mítica tortilla, para hacer que la gente que se siente en nuestra mesa se sorprenda. ¡Y os aseguro que funciona! Ya son muchas las personas que me han pedido la receta y que sé que la han hecho y han triunfado. Si pasáis por aquí y la hacéis os animo a compartir vuestros resultados 🙂

Sigue leyendo

Vasitos de puré de patata a los tres quesos

Puré de patatas

Esta es una de esas recetas que surgió de intentar arreglar otro plato. Quería hacer patatas rellenas, pero mientras seguía la receta, vi que no me iban a quedar bien. Las patatas estaban medio crudas, la piel se había despegado por completo, y la crema quedaba sosa y sin sustancia alguna. Así, que en vez de rendirme, cogí un poco de mantequilla, de sal y pimienta, e intenté hacer algo comestible.

¡Y este fue el resultado!

Sigue leyendo