Galletas de vainilla

Galletas de vainilla ¡Y venga galletas! Si es que cuando me da por hacer algo no paro. Esta vez os dejo la receta de las galletas más fáciles del mundo, ideales para tomar con el café. Además de hacerse en un pis pas, están buenísimas (lo cual no es tan bueno como puede parecer jejeje). Sigue leyendo

Anuncios

Banoffee

banoffee

¿Qué nombre más raro, verdad? ¿Y si os digo que Banoffee es la fusión de las palabras banana y toffee? Así ya no hay lugar a dudas de lo que lleva el postre de hoy, ¿no?

El Banoffee es un postre muy típico del Reino Unido, y suele presentarse en forma de tarta. Como necesitaba transportarlo y una tarta siempre es más engorrosa a la hora de desmoldar y demás, esta vez hice una versión en vasitos individuales. Además, me pareció un poco complejo eso de andar cortando capas de toffee y galletas, ya que al primer corte todo se iba a enguarrar.

A lo que iba… que este postre es espectacular. Todos los sabores combinan perfectamente y el resultado es una mezcla dulce pero no excesivamente empalagosa, y al ser un postre fresquito, es apto para estos calores estivales.
La única parte compleja es hacer la crema de caramelo, y tampoco tiene mucho misterio, así que os animo a hacerlo y sorprender a vuestros invitados.
Sigue leyendo

Galletas de parmesano

Galletas de parmesano

Hoy la cosa también va de galletas, pero esta vez de galletas saladas. El día que probé estás galletas por primera vez caí totalmente enamorada de ellas.

Este tipo de galletas se caracterizan por un interior quebradizo, casi hojaldrado, muy ligero. Pueden comerse solas o servir como base para alguna coca o tostada, dependiendo del tamaño. Además son muy fáciles de hacer, y puedes prepararlas con antelación, por lo que son muy socorridas para cuando tienes a mucha gente a comer y quieres tener cosas ya listas.

Como veréis, hacer la masa es muy rápido, lo que puede daros un poco más la lata es preparar las galletas en sí, ya que hay que ir refrigerando la masa para evitar que se rompan en exceso.

Además, la receta tiene algunos trucos para hacer galletas, que espero que os sean útiles 🙂

Sigue leyendo

Tarta de queso

tarta queso

Mayo ha sido un mes de lo más completo. Cada fin de semana he tenido saraos: tres cumpleaños, un evento del trabajo, reuniones familiares y con los amigos… La sal de frutas y yo nos hemos vuelto inseparables. Si a eso le sumas este calorazo repentino, no es que me apetezca mucho comer cosas pesadas, ni todo hay que decirlo, meterme en la cocina a pasar calor para hacerlas.
Por eso esta tarta de queso es perfecta: es rápida de hacer, ensucia poco, y se puede comer fría. Además, a pesar de que lleve leche condensada es ligera y muy cremosa. Sigue leyendo

Galletas ligeras

galletas ligeras de canela

Galletas, galletas y galletas… Últimamente no hay fin de semana que no haga al menos dos tipos de galletas diferentes. La verdad es que tiene una explicación. Cuando hacía algún bizcocho, lo dejaba en casa, y en cada visita a la cocina íbamos picando… Si hago galletas, las reparto: a mi madre, a las compis de oficina… así puedo hacer más cosas, ya que sé que no van a acabar todas en mis caderas xD
La parte mala es que mi marido siempre refunfuña cuando ve que me las llevo, y que ahora en el trabajo me odian por engordarlas a ellas… pero todo sea dicho, los lunes con dulces pasan mejor!

La receta original de estas galletas no me acababa de convencer, ya que quedaban unas pastas sin sabor, secas, sosas… Con estas cantidades quedan unas galletas suaves y nada empalagosas, que se deshacen en la boca. Sin embargo, os aconsejo probar un pellizquito de masa en crudo, ya que así sabréis si según vuestro gusto han quedado muy sosas y les hace falta más azúcar.

Si os gusta el vaso que acompaña a las galletitas, os diré que es de Anna Tulleuda, mi moderna favorita, fantástica diseñadora y mejor persona. Podéis conocer su último proyecto, Ultramarins, aquí 🙂

Sigue leyendo

Galletas de canela

galletas de canela1

Esa cosa con cara de sabelotodo soy yo. De esos días en los que los mayores problemas que tenías eran que tu hermana pequeña había decidido ponerse creativa y dibujar encima de todos tus libros, o sacarle la cinta a todos tus cassettes.

Cuando probé estas galletas enseguida me recordaron a las perrunas, unas galletas típicas del pueblo de mi padre y que están de muerte. Por eso me acordé de los fantásticos veranos cuando aún iba al “pueblito bueno”. Luego te haces adolescente y te aburres siempre y dejas de ir.

Pero qué le vamos a hacer… ¡Es inevitable crecer! Eso sí, no dejéis que ser mayor sea sinónimo de ser aburrido, gris, ni estar malhumorado o enfadado todo el día. No hay que perder nunca la sonrisa. Eso es algo que mi madre me ha enseñado (aunque lo suyo le ha costado), y que hoy en día me ayuda mucho. Sobre todo porque, si me dejo ir, soy de esas personas que tienden a ver siempre el lado negativo de las cosas.

Así que, en honor a los días de verano, el pueblito bueno, y las madres estupendas y amantes de la canela, aquí os traigo las mejores galletas del mundo. Sigue leyendo

Galletas de Cacaolat

Galletas de cacaolat 2

Tal vez algunos no sepáis lo que es el Cacaolat. Para no alargarnos mucho, os diré que es lo que normalmente se conoce como batido de chocolate en España (pero no el de helado) y que se comercializa aquí en Cataluña. Como los catalanes tenemos fama de ahorradores, la historia del Cacaolat no iba a ser menos: nació como alternativa para  los excedentes de leche de la fábrica Letona y en seguida se convirtió en un éxito. Joan Viader, hijo de Marc Viader, socio fundador de Letona, fue el culpable de que hoy cientos de personas sean adictas a esta bebida. Aunque al principio la distribución se hacía en la Granja Viader, ante la gran demanda y las colas que se formaban para entrar (más o menos como ahora, ya que siempre está lleno de guiris), pronto se empezó a comercializar.

El único batido similar que he probado es el batido COVAP de chocolate, cuando iba a pasar las vacaciones a Belalcázar (Córdoba), el pueblo de mi padre. Desde aquí me declaro ya super fan de esta marca, por cierto!

A lo que íbamos, que el Cacaolat está tremendo. Y si no que se lo digan a mi querida amiga a la que llamaremos Ms. W, que sucumbió a sus encantos cuando lo conoció en la universidad. Ms. W es de Cádiz-Badajoz-Talavera de la Reina o algo así (nunca lo hemos tenido muy claro), y es abiertamente fan de este bebida. No le gusta el pan con tomate, pero a un Cacaolat nunca le dice que no.

Pues eso, que como está lejos y la añoro, he hecho estas galletas pensado en ella. Socializar con un café con leche mola, pero hacerlo con un Cacaolat mola mil veces más 🙂 Sigue leyendo