Crepes

crepes2

Lo que no mata engorda. Y por eso aquí estoy yo, vivita y coleando pero con un pandero que ni Kim Kardashian, oiga. Pero, ¿quién puede resistirse a una crepe? Pues eso, que las crepes, dulces o saladas son siempre sinónimo de éxito. Y más con esta receta, que es la RECETA DEFINITIVA. ¡Siempre salen perfectas!

Además, las crepes de por si no son malas, lo malo es añadirle guarradas varias por encima como nutella, chocolate, caramelo… O sin ir más lejos, crema de speculoos… Madre mía… Sé que es un pecado, una crepe embadurnada en crema de galleta, pero es que está muy buena… Tengo suerte de que no la vendan en los supermercados, y de mantener a raya las reservas que traje de Bélgica pero… ¡no creo que exista nada más delicioso en toda la tierra! Sigue leyendo

Mini helados de plátano

heladitos2

Que levante la mano el que no haya hecho helados “caseros” de fanta y coca cola en las cubiteras de su casa. ¿Nadie? Si es que el verano era ese gran momento de experimentación culinaria: que si tang, que si helados de cola cao, que si batidos de nesquick con magdalenas…

Y es que a veces, las cosas ricas no son las más complicadas. Hoy, por ejemplo, os traigo unos heladitos de lo más refrescantes, y que podéis preparar en un pis pas 🙂
Sigue leyendo

Tarta de queso

tarta queso

Mayo ha sido un mes de lo más completo. Cada fin de semana he tenido saraos: tres cumpleaños, un evento del trabajo, reuniones familiares y con los amigos… La sal de frutas y yo nos hemos vuelto inseparables. Si a eso le sumas este calorazo repentino, no es que me apetezca mucho comer cosas pesadas, ni todo hay que decirlo, meterme en la cocina a pasar calor para hacerlas.
Por eso esta tarta de queso es perfecta: es rápida de hacer, ensucia poco, y se puede comer fría. Además, a pesar de que lleve leche condensada es ligera y muy cremosa. Sigue leyendo

Tostadas francesas

Tostada francesa 2

Si, volvemos a los dulces, pero es que ahora en diciembre es lo que más apetece. Con tantos turrones, bombones y anuncios de cosas buenas en la tele, además de las ganas de comprar, te entra el mono de ponerte a cocinar cosas buenas, y que la casa huela a canela y vainilla.

Traigo una receta rápida para el desayuno de los domingos, como alternativa a los churros con chocolate: Unas tostadas francesas. Esas maravillosas tostadas, que mientras las vas comiendo notas como se posan en tus caderas… Pero oye, ¡aún queda mucho para el biquini!

Quizá alguno se pregunte qué diferencia hay entre una tostada francesa y una torrija… Pues bien, hasta donde yo sé hay varias diferencias:
1. El tipo de pan. Las torrijas se hacen con pan duro y las tostadas francesas no.
2. La mezcla. Aunque son los mismos ingredientes, en las tostadas se hace un batido con todo, y en las torrijas, primero se empapan en leche y luego en el huevo.
3. Al freírlas, unas lo hacen con mantequilla (por supuesto, ¡son francesas!), y las otras se fríen en aceite.
Como veis son diferencias muy sutiles, pero es como la existente entre una magdalena, un muffin y un cupcake: hay quien no la ve, y quien piensa que no se parecen en nada.

Sigue leyendo

Bizcocho a la taza hecho en microondas

Bizcocho en taza

No sé si a vosotros os pasa lo mismo, pero a mi los domingos por la tarde (y sobre todo si hace frío como hoy), me entran siempre ganas de comerme un bizcochito con el café. Lo malo, es que muchas veces da pereza ponerse a hacer un bizcocho a media tarde, sobre todo sabiendo que siendo dos en casa, vamos a tener para toda la semana. O eso, o nos lo zamparemos en un par de días… lo cual es casi peor.
Por eso, cuando descubrí la receta de este bizcocho en el blog de manzanaycanela , vi el cielo abierto. ¿Un bizcocho de chocolate que se hace en el microondas en tan sólo 5 minutos y sin marranear media cocina? ¡Perfecto!
Aunque la receta que os enseño hoy sea muy parecida a la original, ya he probado a hacer variaciones, quitando el chocolate y utilizando batido de vainilla en vez de leche, poniendo colacao en vez de cacao, cambiando el tipo de azúcar, añadiéndole un poquito de jengibre o de canela o cambiando la leche de vaca por leche de almendras. ¡Cualquier cosa que se os ocurra!

Sigue leyendo