Salsa romesco

romesco

Antes de nada quiero decir que en mi familia, la salsa romesco ha sido de toda la vida la salsa de los calçots. Últimamente veo que hay mucha gente que la diferencia, incluso en el supermercado venden las salsas como dos cosas diferentes. Personalmente no le encuentro diferencia.

Además, cada casa es un mundo en cuanto a proporciones e ingredientes. En este caso, os voy a dejar (con permiso de mi tía), una receta familiar que es la reina de calçotadas y barbacoas. Como no podía ser de otra forma, lleva alcohol (un chorrito solo). ¿Ya os he dicho que en mi familia asaltamos el mueble bar siempre que tenemos que cocinar, verdad? Aunque la receta original estaba echa a ojo, puñados y pellizcos, he intentado que sea lo más clara posible para que la podáis llevar a la práctica.

En la última reunión me tocó a mí hacer el romesco, y aunque tuve que soportar las típicas críticas de “no sabe igual que la de la tía” y “esta buena pero le falta un punto” casi no sobró nada. Ya se sabe en estos casos la experiencia es un grado (y se me había olvidado echarle vinagre… porque no decirlo). Sigue leyendo