Calamares con tomate

Calamares con tomate 2

Creo que ya lo he dicho, pero detesto el pescado. Y no sólo comerlo, odio limpiarlo. A un bizcocho no le tienes que quitar tripas, ni tiene cosas asquerosas en su interior, ni ojos opacos que te miran… ¡Me dan mucha grima, lo siento!

Pues imaginaros la cara que se me quedó cuando le pedí a mi marido que fuera a comprar calamarcitos, y me viene con unos mega calamares sin limpiar. Casi lo mato. Cuando son pequeños no dan tanta cosa, pero aquellas potas enormes… Total, que me armé con unos guantes y lo hice. ¡Qué asco, qué asco, qué asco!
Al final tuve que replantear mi plato, ya que no iba a poner esos monstruos enteros, y voilá…. Unas anillas de calamar con tomate.

Sigue leyendo

Croquetas de bacalao y pimiento verde

CRoqetas de pimiento y bacalo

Estas Navidades he cocinado mucho, muchísimo: Pan de patata, canelones de asado, tostas de gulas y pimientos, quiche lorraine, croquetas de bacalao y pimiento verde, profiteroles, cake pops, muffins de tortilla de patatas con mermelada de pimientos del piquillo… La lástima es que he hecho muy pocas fotos para poder colgarlo aquí, pero ya iré repitiendo algunas cosillas para poder compartirlas en el blog.

Hoy en concreto subiré las croquetas de bacalao y pimiento verde. Que nadie huya si no le gusta alguna de las dos cosas, quedan tan tan suaves que están riquísimas. En este caso, como las hice para la cena de final de año y en mi casa no son muy amantes de los trozos de bacalao y verduras, opté por triturarlo todo y la verdad es que quedan muy buenas (aunque los amantes del bacalao pueden dejar trocitos para darles un plus de sabor!).

No os voy a decir que son fáciles, pero si sabéis hacer una bechamel, no tienen mucho misterio. Es muy importante utilizar las cantidades exactas para la bechamel, así la masa queda perfecta para unas croquetas, ni muy líquida ni muy espesa.

Sigue leyendo

Atún agridulce

Atún agridulce

Como ya había hecho un plato de carne, ahora toca uno de pescado. Todo sea dicho, yo no soy muy amante de pescados y mariscos. Sin embargo, el atún es una de esas excepciones… siempre que esté bien hecho, claro!
Mi suegro siempre dice que en casa comemos poco pescado, y en su cruzada pescadera, un día apareció con unos lomos de atún cortados muy chiquititos y que se veían perfectos para hacer a la plancha. Pero para hacerlo un poco menos soso, me puse a buscar recetas por los libros de casa hasta que encontré esta. Aunque en principio no estaba pensada para atún, creo que la combinación de sabores del atún, la piña caramelizada y la soja queda genial. Sigue leyendo