Salsa romesco

romesco

Antes de nada quiero decir que en mi familia, la salsa romesco ha sido de toda la vida la salsa de los calçots. Últimamente veo que hay mucha gente que la diferencia, incluso en el supermercado venden las salsas como dos cosas diferentes. Personalmente no le encuentro diferencia.

Además, cada casa es un mundo en cuanto a proporciones e ingredientes. En este caso, os voy a dejar (con permiso de mi tía), una receta familiar que es la reina de calçotadas y barbacoas. Como no podía ser de otra forma, lleva alcohol (un chorrito solo). ¿Ya os he dicho que en mi familia asaltamos el mueble bar siempre que tenemos que cocinar, verdad? Aunque la receta original estaba echa a ojo, puñados y pellizcos, he intentado que sea lo más clara posible para que la podáis llevar a la práctica.

En la última reunión me tocó a mí hacer el romesco, y aunque tuve que soportar las típicas críticas de “no sabe igual que la de la tía” y “esta buena pero le falta un punto” casi no sobró nada. Ya se sabe en estos casos la experiencia es un grado (y se me había olvidado echarle vinagre… porque no decirlo).

Ingredientes

  • 100 g de almendras tostadas
  • 100 g de avellanas tostadas
  • 1 rebanada grande de pan de payés tostado
  • Un ajo pequeño asado
  • 3 tomates medianos asados (mejor de los de rama)
  • ½ ñora
  • 1 cucharada grande de pimentón dulce
  • Un vaso (unos 200ml) de aceite de oliva suave (importante que sea suave, si no coge un sabor muy amargo)
  • 1 chorrito de vinagre de vino (más o menos una cucharada, aunque esto va a gustos)
  • 1 cucharada de ginebra
  • Sal (al gusto)

Preparación
Notas importantes antes de cocinar

  • El pan, el ajo y los tomates, mejor tostarlos en la barbacoa directamente. Se puede hacer en el horno, pero el sabor cambia muchísimo.
  • La proporción de avellanas y almendras debe ser igual siempre. Podéis añadir o quitar, en función de vuestras preferencias, pero que sea siempre igual.
  • Intentad quitar el máximo posible de piel de los frutos secos, pero no importa si quedan algunos con la piel pegada, luego no se notará.
  • Ojo con las pepitas de las ñoras. Echadla a pellizcos para que no caiga nada dentro.
  • Si os queda muy espesa id añadiendo aceite. Mi primera vez eché aceite de más y luego tiene poco arreglo. En este caso, mejor que falte que no que sobre.

Y ahora sí, vamos con la receta:

  • Poner en un vaso de batidora los frutos secos, los tomates (sin la piel) y la ñora, y triturarlo todo. Este proceso se puede hacer con una batidora de mano sin problema.
  • Sin dejar de batir, añadir el pan en varios trozos y los ajos pelados uno a uno.
  • Añadir el aceite, el vinagre y la sal.
  • Finalmente, añadir el pimentón y la ginebra.
  • Batir hasta que tenga la textura deseada y rectificar de sal o aceite si es necesario.
Anuncios

Un comentario en “Salsa romesco

  1. Pingback: Aprovechar restos de calçots | Una cucharada sopera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s