Magdalenas

magdalenas

Si, ya sé… llevo dos semanas desaparecida, ¡pero tengo excusa! Bueno, tengo unas cuantas… De todas formas, cuando llegue junio ya volveré a ser persona y podré publicar regularmente. Eso sí, tengo que buscar cosas ligeritas y menos calóricas ahora que llega el calor, ya que en verano mi cocina es asfixiante, sobre todo si enciendes un horno. Además, tanto dulce no le está sentando nada bien a mi cuerpo y las lorzas vuelven a apoderarse de él (si es que alguna vez se fueron).

De todas formas aún tengo cosillas pendientes de publicar, y vuelvo a la carga con una receta que tenía de hace días y que es un clásico: unas magdalenas de toda la vida.

Ingredientes (El número de magdalenas depende del tamaño del molde)

  • 3 huevos
  • 300 g de harina
  • 250 g de azúcar
  • 250 ml de aceite
  • 125 ml de leche
  • 1 sobre de levadura
  • Una pizca de sal
  • La ralladura de la piel de un limón

Preparación

  • Mezclar la harina con la levadura. Reservar.
  • Batir las claras a punto de nieve con una pizca de sal.
  • Cuando las claras estén bien firmes, agregar cuidadosamente las yemas, luego el azúcar, la leche, el aceite, la ralladura de limón y la harina mezclada. Hay que procurar que todos estos ingredientes se incorporen a la pasta, y para ello tienes que remover suavemente hasta integrarlos.
  • Preparar los moldes especiales para magdalenas.
  • Verter en cada uno de ellos una porción de masa, hasta la mitad de cada capsula.
  • Meter al horno a calor medio, pero no demasiado fuerte, porque se quemarían.
  • Tardan pocos minutos en dorarse, y si la mezcla ha salido bien, crecen de modo espectacular.

Notas

  • No olvides poner las cápsulas de papel dentro de otras de metal o silicona al hornearlas, para evitar que la masa de derrame por todo el horno.
  • Puedes adornar la superficie con un poco de azúcar si quieres.
  • Las magdalenas se conservan mejor en recipientes de metal, aunque no duran más de tres días igual de esponjosas.
Anuncios

5 comentarios en “Magdalenas

      • A mí me gusta ponerles azúcar para que se funda y quede crujentita la parte de arriba. Y un pelín más doraditas…
        Cuando era pequeña, pinchaba las magdalenas y las tostaba en una estufa de butano que tenían mis abuelos. Eso era una merienda del paraíso >_<

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s