Galletas (veganas) de anís

galletasdeanis1

Después de años rodeada de cupcakes, cake pops, push up cakes y demás mandangas con nombres super guays, voy y descubro que lo que más me gusta es una maldita galleta de toda la vida. De esas que saben a pueblo. Si, esas galletas densas que se te desmigan a cada bocado y que te recuerdan a los dulces que traía tu abuela cuando volvía de vacaciones. Puede que no os parezca una forma adecuada de describir un sabor, pero las llevé a la oficina y todas llegamos a esa conclusión: son las típicas galletas de pueblo.

Lo de que sean veganas es una casualidad. La tengo apuntada desde hace miles de años en mi antigua libreta de recetas, y nunca había reparado hasta ahora en que no lleva nada de origen animal. Aceite, anís, azúcar y harina. Eso es todo lo que hace falta para hacer estas fantásticas galletas. ¡Y además se hacen en 15 minutos! Mejor imposible 🙂

Sigue leyendo

Bizcocho de cerveza Moritz

Bizcocho de cerveza moritz

O birribizcocho, como  yo lo llamo. Seguimos con mi afición a añadirle alcohol a las cosas que cocino, y os aviso que esto es sólo el principio… A este paso van a vetar el blog los de alcohólicos anónimos.

Pues bien, a lo que iba. El otro día descubrí en un libro viejuno que tenía por casa un bizcocho hecho con cerveza rubia y decidí probarlo. Lo de usar Moritz no es casualidad. Desde hace unos años, mi marido, una amiga y yo, somos aficionados a lo que denominamos “birrisaraos” que organiza esta marca de cervezas.

Para quien no lo sepa, Moritz es una marca catalana con sede en Barcelona, creada en 1856 por el francés Louis Moritz Trautmann, y relanzada al mercado en 2004, por la quinta y sexta generación de la familia.

La empresa Moritz está estrechamente vinculada a la ciudad tanto por su actividad comercial, por su producto, como por las diversas actividades de ocio y culturales vinculadas a la ciudad y a Cataluña en las cuales participa.  (Gracias, wikipedia).

Pues bien, muchas de esas actividades se llevan a cabo en  la Fábrica Moritz Barcelona, en la Ronda de Sant Antoni, modernizada y reconvertida en segundo hogar de modernis y hipsters. La mayoría son conferencias, coloquios, cosas de guays, a las que puedes acceder gratuitamente o por un módico precio. Además de asistir a la charla, cuando acaba, te invitan a una caña de Moritz, que nunca viene mal. Por eso mismo, nosotros nos hemos vuelto frecuentes de estos saraillos: Una gran alternativa para los que tenemos sueldos de mierda.

Y si, podría haber hecho este bizcocho con cualquier otra cerveza, pero en honor a esa marca que nos ha proporcionado tan grandes ratos y tan frescas cañas, hoy traigo el birribizcocho de Moritz.


Sigue leyendo

Calamares con tomate

Calamares con tomate 2

Creo que ya lo he dicho, pero detesto el pescado. Y no sólo comerlo, odio limpiarlo. A un bizcocho no le tienes que quitar tripas, ni tiene cosas asquerosas en su interior, ni ojos opacos que te miran… ¡Me dan mucha grima, lo siento!

Pues imaginaros la cara que se me quedó cuando le pedí a mi marido que fuera a comprar calamarcitos, y me viene con unos mega calamares sin limpiar. Casi lo mato. Cuando son pequeños no dan tanta cosa, pero aquellas potas enormes… Total, que me armé con unos guantes y lo hice. ¡Qué asco, qué asco, qué asco!
Al final tuve que replantear mi plato, ya que no iba a poner esos monstruos enteros, y voilá…. Unas anillas de calamar con tomate.

Sigue leyendo

Tarta de manzanas borrachas

Tarta de manzana

Últimamente estoy de bajón. Este año cumplo los treinta, y no puedo evitar hacer balance de mi vida y darme cuenta de que casi no he conseguido nada de lo que me propuse cuando cumplí los veinte.

No es que me queje de la vida que llevo, pero siempre había pensado que iba a conseguir “algo más”. Tampoco me refiero a más dinero, o a tener más cosas, pero si a disfrutar de una posición que me permitiera hacer las cosas que me gustan, y que levantarse cada mañana no fuera un suplicio.
Obviamente no ha sido así… Por una parte, no consigo saber exactamente que es a lo que me gustaría dedicar el resto de mi vida. Me gustan muchas cosas, pero igual que me apasiono por algo, tiendo a aborrecerlo igual de pronto. Y eso es un gran problema.
Y por otra, una vez has entrado en esa dinámica de “necesito trabajar para vivir” es muy difícil salir. Ahora mismo no es que me pueda permitir muchas dudas existenciales.

Pues bien. Aunque no soy una persona de darse a la bebida cuando está depre, lo que si hago es añadírsela a la comida xD Creo que me sale solo. Si me pongo a cocinar un poco baja de ánimos, no me doy cuenta y ya estoy con el licor 43 o el coñac por la cocina… Y luego pasa lo que pasa…. que salen tartas riquísimas, como esta de manzanas bien borrachas con brandy.

Sigue leyendo

Pollo con nueces

Pollo con nueces

Creo que mi marido ha comprado acciones de una granja de pollos. Si no, no entiendo que le ha dado últimamente por comprar cada semana si o si, una bandeja inmensa con pechugas, con la que podrían comer ocho personas. Eso, pese a insistirle continuamente que nuestro congelador tiene overbooking, y que de vez en cuando está bien comer algo que no sea pollo.

Pero nada. El sigue en sus trece. Por ese motivo, para dar salida a tanto excedente pechuguil y de algunas otras cosas (como por ejemplo de mostaza, el pasado fin de semana me dediqué a hacer recetas con pollo. Obviamente, no os las voy a poner todas seguidas, las dosificaré, pero vamos a tener recetas de pechugas de pollo hasta el 2016, aproximadamente xD

La receta de hoy es fácil y la verdad es que el resultado es muy bueno. Es ideal para comidas multitudinarias, y al estar hecha en el horno te quitas de tener que estar ensuciando cocina, cacharros, etc.

Sigue leyendo